teletrabajo

Teletrabajo: Claves del Real Decreto Ley 28/2020

La pandemia del la Covid-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de regular el trabajo a distancia, una práctica que numerosas empresas están desarrollando para poder mantener su actividad y los puestos de sus trabajadores.

El Consejo de Ministros ha dado luz verde al Real Decreto Ley que regulará el teletrabajo en aquellos puestos cuya actividad pueda realizarse temáticamente. El texto, que ha sido negociado por el ejecutivo, sindicatos y la patronal, pone sobre la mesa un teletrabajo voluntario, reversible y negociable entre la empresa y los representantes de los trabajadores.

El objetivo de esta regulación con carácter urgente es responder a la necesidad de regular y garantizar los derechos y deberes de todos los trabajadores a distancia. Según el propio texto aprobado por el Consejo de Ministros teletrabajo se considerará cuando se desarrolle en casa más del 30% de la jornada laboral durante al menos tres meses.

El Real Decreto Ley 28/2020 entrará en vigor a los 20 días desde su publicación, a excepción de algunas disposiciones que entraron en vigor al día siguiente, el 23 de septiembre 2020.

El Real decreto regulará las obligaciones y deberes de empresarios y trabajadores

teletrabajo

Gastos originados por el teletrabajo

La empresa tendrá la obligación de abonar los gastos en los que pueda incurrir la persona trabajadora y para ello ambas partes tendrán que firmar un acuerdo de trabajo a distancia formalizado por escrito, deberá registrarse en la oficina de empleo y entregarse a la representación legal de los trabajadores.

La ley, además, contempla que los gastos que genere el trabajo a distancia como la compra de sillas ergonómicas, equipos, en general todas las herramientas, medios, y materiales fungibles que precise el trabajador deberán ser por cuenta de la empresa, el resto de gastos deberán negociarse con la empresa.

Voluntariedad

Una cuestión importante es que el teletrabajo será voluntario, tanto para la persona como para la empresa, por lo que ninguna de las dos partes podrá imponerlo al otro, sino que acordado por ambas partes.

Las empresas que ya contactan con una normativa de teletrabajo regulada mediante acuerdo colectivo, tendrán un año para adaptarse a la nueva normativa, salvo que se pacte una adaptación de hasta tres años.

Exclusión del teletrabajo por la Covid-19

La disposición adicional tercera del RDL 28/2020 establece que quedará fuera de su regulación el teletrabajo a consecuencia de la pandemia de la Covid.19, que seguirá regulándose por la legislación ordinaria, no obstante, la empresa tiene la obligación dotar de los medios, equipos y herramientas para trabajar en casa.

No puede discriminar al trabajador

El teletrabajo no puede suponer ningún tipo de discriminación respecto del empleado que teletrabaje, se mantendrán todos sus derechos al igual que para el resto de empleados.

La importancia de los acuerdos colectivos

La negociación colectiva será la clave del teletrabajo, en relación a cada uno de los ámbitos de los diferentes convenios colectivos, se decidirá sobre:

  • Identificar los puestos de trabajo y funciones susceptibles de ser realizados a través del trabajo a distancia;
  • Las condiciones de acceso y desarrollo de la actividad laboral mediante esta modalidad;
  • la duración máxima del trabajo a distancia;
  • Otros contenidos adicionales en el acuerdo de trabajo a distancia.

Control de la empresa

La empresa podrá adoptar las medidas que estime oportunas de vigilancia respecto a sus empleados que teletrabajen, siempre y cuando se respete su dignidad y se tenga en cuenta la capacidad real de los trabajadores con alguna discapacidad.

Derecho a la desconexión digital

En realidad, el RDL 28/2020 se limita a decir lo mismo que establece en el art. 88 de la LOPDGDD (derecho a la desconexión digital de los trabajadores), remitiéndose a ese mismo artículo, que viene a decir que el trabajador tiene derecho a desconectar fuera de sus horario laboral y en periodos de descanso.

Registro de la jornada

En realidad no era necesario regular este aspecto, ya que es obligatorio el registro de la jornada con la legislación ordinaria, con o sin teletrabajo.

En todo caso, en el art. 14 del RD-Ley se establece que el sistema de registro horario deberá reflejar fielmente el tiempo que la persona trabajadora que realiza trabajo a distancia dedica a la actividad laboral, sin perjuicio de la flexibilidad horaria, debiendo registrar, entre otros, el tiempo de inicio y finalización de la jornada.

Prevención de riesgos laborales

La evaluación de los riesgos laborales tendrá que tener en cuenta las condiciones particulares del teletrabajo, factores psicosociales, ergonómicos y organizativos.

Compensación de los gastos

Los gastos que suponga el teletrabajo deberán ser sufragados por la empresa, no podrá correr a cargo del trabajador todos los gastos relacionados con equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral.

Los acuerdos y negociaciones colectivas establecerán la forma en la que se compensen estos gastos.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja un comentario